19. abril 2019

Descubre de qué está hecho el queso crema

herbs-631570_640
El queso crema es un alimento que se ocupa mucho al momento de preparar mariscos, en postres y cremas de verdura, pero en realidad ¿de que está hecho?

El queso tiene una consistencia cremosa que es odiado por muchos, pero también amado por otros que no pueden vivir sin este queso porque es practico para untar y porque se puede usar en muchos platillos. Aquí te contaremos de qué está hecho y sus propiedades.

Fernanda Alvarado, experta en nutrición del Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes (Smae), dio a conocer que por cada 100 gramos de queso crema se aportan 354 kilocalorías y 35 gramos de grasa, aunque casi te desmayas de la impresión, este alimento también tiene fuentes de proteínas, calcio y fósforo.

El Poder del Consumidor, a través de sus redes sociales compartió una radiografía del queso philadelphia de Kraft, en el que se percataron que contenía nueve ingredientes de los cuales los dos principales eran grasas saturadas; el resto son estabilizadores y conservadores.

El queso está hecho con leche entera y crema pasteurizada de vaca, sal yodada, goma de algarrobo, goma xantana, cloruro de calcio, enzimas y cultivos lácticos. En la radiografía se puede ver que el producto también contiene grasas saturadas por lo que recomendaron no consumirlo diariamente.

Además, el queso crema Philadephia es un producto fermentado por las bacterias del ácido láctico, el cual contiene vitaminas A, B2, y B12. En 28gramos hay 100 calorías y el 80 por ciento provine de las grasa.

Otro de los quesos que siempre han causado polémica por sus ingredientes es el queso amarillo.

¿De qué está hecho en realidad el queso amarillo?

El queso amarillo o queso americano está compuesto de muchas otras cosas aparte de queso. Aquí te decimos el oscuro secreto que esconde.

Su principal característica es que están cubiertos de una proteína que hace que se derritan sin perder la estructura (que el cuajo se separe de la grasa).

En el mejor de los casos el queso amarillo está hecho a base de trozos de queso madurados molidos o fundidos, pero la realidad es que a la mayoría le agrega otros productos que no derivan del queso, como sales, almidón y grasas vegetales.

La diferencia más clara entre los quesos procesados y los naturales es que los primeros no cuentan con grasa butírica, que proviene de la leche, sino vegetal en su mayoría. Pero la verdadera razón por la que les ponen estos añadidos, es porque les permiten guardarlos por más tiempo. El porcentaje de queso real en estos productos suele ser del 51 por ciento (esa es la norma para poderlo llamar queso).

Esto debido a que su aporte nutrimental es distinto, cuentan con más grasas trans y saturadas y una cantidad mayor de sodio.

Con información de El Universal, MNS y La Casa del Queso
Foto: Ilustrativa

Alma Xochitl